PEPE ABAD INVADE SANTA CRUZ Y LA LAGUNA


El escultor lagunero, de la mano de la Obra Social y Cultural de Cajacanarias, expone más de cuatrocientas obras entre el Museo de Bellas artes de Santa Cruz de Tenerife, los alrededores de la Plaza del Príncipe, el Espacio Cultural de Cajacanarias y la sala de exposiciones Juan Cas de La Laguna.

"Eros, Formas y azar" es el nombre de esta exposición que concentra una buena parte de los trabajos de este escultor, con obras que van desde 1948 al 2011, desde algunas obras juveniles hasta otras más recientes. José Abad (1942) posee una de las trayectorias artísticas más largas y productiva de las islas; participó en mucho de los grupos de vanguardia canarias de la segunda mitad del siglo XX y ha sido uno de los grandes renovadores de la plástica del archipiélago. Las obras expuestas suponen, en sus palabras, menos de un 5% de toda su producción. Además Abad, o mejor dicho algunas de sus obras, son muy conocidas por el gran público, aunque quizás sin asociarlas al autor. Suyos son, por ejemplo, una escultura de las serie inspirada en retablos barrocos que adorna el aeropuerto Reina Sofía, una escultura a la entrada de Santa Cruz por las piscinas municipales elaborada con restos de los aviones siniestrados en el accidente de los Rodeos, o incluso los guanches que actualmente circundan la Plaza de la Patrona de Candelaria.

La obra es casi una retrospectiva en la que el autor afirma haberse "desnudado" ara mostrarse al público y que busca emocionar. Para Abad, lo peor que le puede pasar a un artista es la indiferencia del público.

Quizás los más destacado de esta muestra, que la crisis ha obligado a reducir en cuanto al número de obras, es que no se encierra solamente en las salas de exposiciones, sino que sale a la calle en busca del espectador para llamar su atención. Abad es un gran trabajador del contexto de la obra, del ambiente que la rodea y para el que el concebido, porque trabaja tanto con la materia como con el espacio. Por eso sus esculturas se han situado en algunas de las zonas más transitadas de la capital, el entorno de la Plaza del Príncipe y la sede de la caja. Esperemos que las obras encuentren al público, que lo atraigan y que lo inviten a pasar de la calle a las salas para disfrutar del trabajo de este canario universal cuyas esculturas están presente en colecciones y museos de todo el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada